Mantén viva tu relación de pareja

Cada relación necesita diferentes cosas para funcionar. Hay por supuesto elementos universales: comunicación, honestidad, amor… pero hay otras que son importantes y se habla menos de ellas. Creo que es momento de darles el reflector.

No son cosas que todas las parejas tengan, aunque deberían. Yo creo que son cosas que nos son familiares a todos, y si entendemos sus beneficios en el ámbito de las relaciones de pareja, vamos a tratar de rescatarlas. Son cosas que se pierden fácilmente en la rutina y el ajetreo diario, con los traumas de cada persona, los problemas mundiales, las preocupaciones… y se vuelven difíciles de recordar y poner en práctica como parte de nuestras vidas.

Es mucho más fácil caer en comportamientos destructivos que en los buenos… lo sé por experiencia propia, en mi vida, en mis relaciones, por lo que trabajo con mis pacientes, por lo que hablo con mis amigos. No es fácil salir de los ciclos negativos y reemplazar un patrón de la noche a la mañana es imposible, pero SI SE PUEDE HACER.

De entrada, podemos empezar con estos 5 actos de conexión. Yo lo he aplicado, y si veo que algo desencadena algo bueno en mi relación, lo tengo mucho más en mente y lo trato de incorporar aún más a mi vida de pareja.

¡¡Haz una revolución de amor!!

Van los 5 actos:

Deja que tu pareja sea ella misma

Esto es lo más importante en una relación. Un amor que sofoca no es auténtico. A veces, podemos tender a controlar o imponer nuestra opinión en nuestra pareja. Lo he visto muchísimas veces, y la mayoría de esas veces, hay algo detrás: un trauma sufrido en el pasado o lo que viviste en la infancia. Muchas veces es el miedo al abandono, a perder a alguien, o a que las cosas no sean perfectas.

Cuando vemos hacia dentro de nosotros mismos, y sanamos las partes que necesitan atención, amor y validación, la manera en la que amamos mejora. Para mi, darle espacio a mi pareja para elegir, hacer sus duelos, cometer errores, vivir y darse su espacio, es un acto de amor y respeto. Es darle permiso de respirar fuera de la relación, para que cuando estamos juntos podamos construir nuestro hogar.

Sean amigos

Lo que empieza como romance, eventualmente se convierte en amistad, y cuando es al revés… bueno, pues ya estaba ahí para empezar. Pero conforme las relaciones de pareja avanzan, a veces esto se olvida. Empezamos a ver todo desde la perspectiva de amantes, novios, esposos… nos dejamos ir en el remolino de los problemas y ponemos la relación en peligro. El amor es muy importante, pero la amistad es esencial. Así como necesitamos un beso, halagos y citas, necesitamos risa, apoyo y bondad.

El amor es muy importante, pero la amistad es esencial. Así como necesitamos un beso, halagos y citas, necesitamos risa, apoyo y bondad.

Ivonne Slim

Recuerda siempre ser amigos y no sólo pareja. Eso los va a unir más. Tener un amante y un amigo en una sola persona es muy satisfactorio.

Elige tus batallas

Hubo algún momento en mi vida en el que pensé que tenía que solucionar cada pequeño desacuerdo con mi pareja. Y bueno, no siempre acababan bien las cosas. Si no acabábamos de pleito, terminaba sintiendo que era mucho trabajo, vivir en pareja se volvió mucho trabajo, más todo lo demás con lo que hay que lidiar en la vida. Pero pude cambiarlo.

Una de las cosas más útiles que he aprendido, no sólo en mi vida de pareja, sino en la vida, es a elegir mis batallas. ¿A qué me refiero? No todo tiene que ser discutido. Es importante aprender a diferenciar cuándo puedes dejarlo ir y cuándo es indispensable discutir. Si sigues peleando todas las batallas, las insignificantes y las importantes, el resentimiento va a ganar terreno y la comunicación va a dejar de ser efectiva. Elige tus batallas.

Deja de tomar todo seriamente

A veces tenemos tantas ganas de que las cosas funcionen, que nos tomamos todo MUY en serio. Y nos perdemos de la diversión y del sentido del humor porque pensamos que si nos tomamos la relación MUY en serio vamos a ser una buena pareja. Con el tiempo, nos vamos haciendo menos deseables y le sumamos al fracaso de la relación.

El sentido del humor y la diversión cambian la vida. No importa qué tan mal vayan las cosas en la relación, hay que recordar que podemos aligerarlas. Incluso si no puedes solucionar algo en ese preciso momento, no vas a acabar tan desgastado. La risa puede salvar una relación.

Sean amantes de vez en cuando

Ya sé que dije que es muy importante ser amigos… pero sin importar cuánta familiaridad ganemos, y qué tan cómodos nos sintamos con nuestra pareja, hay que actuar como si fuéramos amantes. Las parejas más exitosas con las que he trabajado, o que conozco a nivel personal, siempre se dan tiempo para el romance. Puede ser tan sencillo como un buen beso en la mañana al despedirse o un cumplido, o tan elaborado como una cita especial.

La familiaridad y la rutina son normales, es más, son involuntarios. Se instalan en la vida de pareja sin previo aviso. Pero hay que recordar que nuestra pareja se enamoró de nosotros en esos primeros meses, y hay que seguir haciendo algunas de las cosas que hacíamos en ese entonces. La ausencia de romance mata las relaciones, lleva a la infidelidad, al divorcio o la separación. Para seguir deseándonos y adorándonos, necesitamos mantener el fuego vivo, dar espacio tanto para el amor como para la pasión.

Y por último…

Las relaciones de pareja deben cuidarse y cultivarse, pueden ser un gran trabajo, pero sólo valen la pena cuando las disfrutas, te satisfacen y te hacen feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s