Cultivando resiliencia

¿Porqué algunas personas evolucionan a lo largo de sus vidas y otras permanecen atoradas en el mismo lugar?

Creo que tiene que ver con la resiliencia.

Una manera de pensar la resiliencia es la habilidad de volverse fuerte, sano o exitoso después de que algo malo pasa.

El problema, y la ventaja, es que no nacemos con una dosis fija de resiliencia, sino que es algo que vamos construyendo y trabajando a lo largo de nuestra vida. Es cómo un músculo que podemos descubrir y moldear para llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos. ¿Y cómo?

Hay varias maneras de cultivar la resiliencia a lo largo de la vida.

Construye gratitud: ser capaz de agradecer y apreciar es clave para la resiliencia. Las personas que se toman el tiempo para pensar en lo que agradecen son más felices y más sanas. La gratitud se alimenta a sí misma. Podemos agradecer que tenemos un techo o a nuestra familia y amigos, podemos agradecer como el mundo gira alrededor del sol y sus rayos nos besan la piel todos los días, podemos agradecer un árbol que nos da sombra, o agradecer cada vez que sentimos nuestro propio aliento sobre la piel. Entre más practiquemos este “notar las cosas buenas” en nuestra vida, más fácil va a ser encontrar los beneficios y las cosas buenas en los tiempos difíciles.

Ten sentido del humor: convertir los momentos difíciles en momentos graciosos se traduce en más risas y al mismo tiempo más luz en los momentos oscuros.

No te anestesies: todos tenemos escapes, a veces comemos, a veces tomamos, vemos la televisión o nos vamos de compras. Esto raya cerca de la adicción y es contraproducente para desarrollar la resiliencia. Cuando estamos cerca de estas adicciones, le damos energía a nuestra poca capacidad para lidiar con la vida, en lugar de alimentar nuestra resiliencia. Hacer consciencia de nuestras tendencias a anestesiarnos puede prevenir que nos clavemos en eso más adelante.

Pide ayuda: parte de ser fuerte es saber que a veces necesitamos ayuda. Hacernos al hábito de pedir ayuda, desde encontrar un terapeuta hasta decirle a tu pareja que te gustaría que te ayude a doblar la ropa, puede interrumpir el pensamiento que constantemente nos dice que tenemos que hacer todos solos. La habilidad de recibir ayuda es crucial para construir un bloque de resiliencia.

Encuentra el propósito: en algunos sentidos, el sufrimiento cesa de ser sufrimiento en el momento en el que le encontramos un significado, algunas personas encuentran sentido después de que les pasa una tragedia, o después de ayudar a alguien que está atravesando por una, algunos hacen arte, otros escriben libros, otros dan pláticas. La práctica de encontrar pequeños destellos de bondad puede ayudar a sobrevivir lo impensable.

Tomarte el tiempo para cultivar la resiliencia trae esperanza en nuestras vidas, ya sea para enfrentar el estrés de cada día, o los grandes retos de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s