4 cosas que pasan si no pones límites

Los límites es un tema recurrente para mí. Hablo de ellos constantemente. Incluso tengo un curso para ponerlos. Es un tema importante tanto personal como profesionalmente, porque hubo algún momento en mi vida en el que me costó mucho trabajo ponerlos.

Durante mucho tiempo permití que mis amigos, familia o parejas pasaran sobre mí. Esta incapacidad para decir que no me puso en situaciones muy malas, y como resultado hubo quien se aprovechó de mí, tanto emocional como físicamente.

Fue hasta que ya era un adulto, probablemente cerca de los 30 años, cuando fui capaz de aprender a poner límites de manera más clara. Me hubiera gustado que alguien me dijera mucho antes las consecuencias de no tener límites claros.

Fue a través de experiencias personales que aprendí que algo pasa cuando, una y otra vez, no pones límites.

Hay ciertas cosas que pueden pasar si no pones límites:

1. Vas a compartir demasiada información personal

Compartir detalles íntimos cuando estás conociendo a una persona nueva puede hacer una conexión muy fuerte cuando se hace con las personas correctas. Sin embargo, cuando se hace con las personas equivocadas, hace todo lo opuesto. Les da la ventaja para poder lastimarnos, porque saben tu historia de vida.

Tu información más personal es peligrosa en las manos equivocadas. Es importante conocer a una persona bien antes de dar demasiados detalles de tu vida privada.

2. Vas a dar sin recibir

Si no sabes decir que no, puedes acabar dando todo el tiempo sin recibir nada cambio. Hay situaciones en las que esto no está mal, sin embargo, en relaciones más cercanas, como de amistad, de pareja, o de familia, las relaciones deberían de ser recíprocas. Muchas veces cuando la relación es dispareja, al que acaban lastimado es al que da todo el tiempo, en otras palabras, el que no sabe decir que no.

3. Vas a hacerte responsable por la felicidad de los otros

Es necesario entender que hay cosas que no nos tocan. En las relaciones interpersonales, tenemos una especie de acuerdo de cooperación, negociamos ciertas cosas, somos recíprocos, pero de ninguna manera nos podemos hacer responsables por la felicidad de alguien más. Eso es una decisión que cada persona debe tomar. Y es una responsabilidad que puedes tomar fácilmente si no sabes poner límites.

El deseo de cambiar no puede venir de ningún lugar que no sea la propia persona.

Y la decisión de ser feliz es personal. Tu única responsabilidad en ese sentido es hacia tu propia felicidad.

4. Van a tratar de sacar provecho de ti

Hay personas que continuamente dejan que otros se aprovechen de ellos. Incluso algunos están conscientes de ello pero simplemente no pueden pararlos. Y aunque salgan lastimados, no pueden decir que “NO” a las personas manipuladoras, quienes, por cierto, pueden detectar muy bien a quién le cuesta poner límites.

Mientras no puedas poner límites claros, van a haber quien abuse y se aproveche de ti.

La realidad es que los límites te protegen, porque te niegas a aceptar las faltas de respeto y los comportamientos que te lastiman, y le muestras a las personas que están en tu vida tu verdadero valor.

Si no pones límites, van a buscar como sacarte provecho, manipularte, y al final del día, te puede hacer muy infeliz porque no estás satisfaciendo tus necesidades, sino las de todos los demás.

Ivonne Slim
Psicoterapeuta

Si te interesa tomar el curso “Di que NO sin morir en el intento” puedes inscribirte aquí:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s